¿CÓMO INTERPRETAR UNA ENCUESTA PREELECTORAL?

No caiga en la tentación de creer que una encuesta preelectoral es un “pronóstico”. Hay muchas razones para afirmar que una encuesta preelectoral no tiene por qué ser un instrumento para hacer conjeturas futuristas ni adivinar con sus resultados el desarrollo de la jornada electoral. Aquí presentamos algunas de ellas:


1. LA CAMPAÑA.- Los candidatos y los partidos políticos, al conocer y estudiar los resultados de una encuesta, realizan todo lo que está a su alcance para modificar esta tendencia, ya sea para revertir la ventaja o para incrementarla. Hacen cambios en sus discursos, intensifican sus anuncios en los medios electrónicos y escritos o incluso modifican la estructura de sus equipos de trabajo; pero nunca se conforman ni se quedan estáticos con el resultado que arrojó la encuesta preelectoral, algunos de ellos tiene más éxito que otros y logran modificar esa tendencia. A pesar de lo que declaren los políticos y equipos ligados al candidato, éstos aceptan voluntaria o involuntariamente que la encuesta está bien hecha, pero tienen razón al decir que no tiene por qué terminar la jornada electoral así.

2. ESTADO DE ÁNIMO Y CONOCIMIENTO.- La encuesta preelectoral refleja el estado de ánimo de los entrevistados y el conocimiento que se tiene de los candidatos y las campañas en un momento dado, es en términos prácticos como un “corte de caja”. Este ánimo y sobre todo el conocimiento de los aspirantes se mueve conforme se acerca la elección y esa condición se intensifica en el último tramo de la contienda, lo cual ocasiona que se modifiquen las preferencias electorales e incluso las ganas de salir a votar ese domingo de elección. En consecuencia, los escenarios de competencia también se pueden mover y es muy difícil que una encuesta preelectoral prevea todos estos cambios.

9°C

Ciudad de México

Nublado

Humedad: 73%

Viento: 6.44 km/h

  • 18 Dic 2017 23°C 10°C
  • 19 Dic 2017 23°C 8°C